Primera delimitación del territorio Tequeño

Este es el primer documento de propiedad de Guaicaipuro. aquí aparece la primera descripción legal de los linderos de la región. Tomado del Libro de Escribanías de 1694 folios 317 al 319. 

CIMG4191

 

 

 

 

 

 

 

 

 

“Sepan cuantos esta publica escritura vieren como yo el Capitán Don Diego de Miquilena  vecino de esta ciudad de Santiago do León de Caracas otorgo y conozco que vendo y doy en venta real por juro de heredad para ahora y para siempre jamás a

 

CIMG4193

Doña Melchora Ana de Tovar y Bañez vecina de esta dicha ciudad viuda del Capitán Don Juan de Ascanio y Guerra, Caballero del Orden de Santiago, para la suso dicha, sus herederos y          sucesores y quien su causa hubiere, conviene a saber toda la posesión de tierras que tengo y poseo en el valle que llaman de Los Teques jurisdicción de esta dicha ciudad que lindan desde la Quebrada Honda por donde van a los dichos Teques y de la dicha quebrada cortando en derechura a los Altods y cumbres de San Antonio y de allí corriendo hasta la quebrada que llaman de La Gauira que es una que tiene las cabezadas en dicha serranía de San Antonio nombrada Epoima . y desde esta quebrada cortando así al poniente a un cerro llamado Micutta, y desde allí por derecho cortando por el portero que llaman de Los Teques hasta el alto del camino que viene del Tuy y de allí cortando a las Lagunillas por una toma sucesiva que va a la dicha entrada de las lagunillas aguas vertientes de una parte y otra del rio San Pedro y tomando por el camino real que viene a dar al dicho sitio de San Pedro hasta llegar a la dicha quebrada Honda. que es el primer lindero. porque los demás de dichas tierras son aguas vertientes al dicho río de San Pedro en que entra el sitio que llaman de Carrizal con todas las lomas de sabanas, quebradas y amagamientos y montañas, sejas, de las cuales dichas tierras que refieren estos linderos sacando las que sus linderos son los que lindan con la sabaneta que viene de los naranjos desde la quebradita que hace cortando el camino real por la parte del Rio San Pedro arriba hasta las dichas lagunillas por derecho tomando por lindero del camino real hasta dichas lagunillas que son las nombradas en dichas tierras de Los Teques con todas las montañas y sabanas que se hallaren en ellas aguas vertientes al dicho río de San Pedro porque todo lo demás que estuviere debajo de los linderos arriba expresados.

CIMG4195son las que me tocan y pertenecen y debajo de ellas se las vendo a la dicha compradora con todas sus entradas y salidas, usos y costumbres, pertenencias y servidumbre cuantas han y haber deben y les pertenece de fuero y de derecho según y de manera que yo las he poseido y por libres de todo empeño, carga ni enajenación ni hipoteca que no la tiene y por libres de los reales derechos a su majestad pertenecientes, por precio y cuantía de dos mil quinientos pesos de a ocho reales cada uno que por compra y en pago de dichas tierras me ha dado y pagado y de la dicha compradora he recibido en dinero de contado plata acuñada y corriente a toda mi satisfacción y voluntad y por que la entrega del presente no parece renuncio a la ley y excepción de la nom numerata pecunia prueba de la paga y las demás del caso como en ellas se contiene y confieso que las dichas tierras no valen más que la cantidad de esta venta y si más valen o valer pueden en adelante de la demasía o más valor que no conozco hago gracia y donación a la dicha compradora entre vivos y partes presentes buena pura perfecta e irrevocable con las clausulas necesarias sobre que renuncio las leyes del ordenamiento real hechas en las Cortes de Alcalá de Henares, y las de los cuatro años que tendría para pedir recepción de este contrato o suplimiento del precio justo del y todas las demás que CIMG4197hablan en razón de que se compra o vende por más o menos de la mitad de su valor y desde ahora en adelante perpetuamente me desisto y aparto del derecho y acción, propiedad y posesión que a las dichas tierras tengo y me pertenece y lo renuncio y dejo todo en la dicha compradora y en quienes su causa hubiere y le doy poder cumplido según se requiere para que  de su autoridad o de la real justicia o como quisiere tome y aprehenda posesión de dichas tierras y las venda, enajene, trueque, y disponga de ellas a su elección y voluntad y desde luego la doy por tomada y en seña de ella le entrego esta escritura original en el registro de la presente escribano y en el entretanto que no la toma y aprehende me constituyo por su tenedor y poseedor inquilino y como real vendedor y mejor puedo me obligo en forma a la recepción y señalamiento de las dichas tierras en tal manera que aora y en todo tiempo le serán ciertas y seguras y que ni a ellas ni parte de ellas no le será puesto pleito, demanda ni mala voz por persona alguna y si se pusiera en cualquier estado aunque sea después de la publicación de las provanzas dentro del quinto día de cómo me haga saber o a mas herederos y sucesores, saldemos a la voz y defensa de los tales pleitos y los seguiremos y feneceremos y acabaremos a nuestra propia costa y mensión hasta dejar a la dicha compradora en quieta y pacífica posesión de las dichas tierras…

 

 

 

 

 

Anuncios

Acerca de Rieles y neblinas

Historiador, cronista de barrio, tallerista y estudioso de la historia local.
Esta entrada fue publicada en Conquista y colonia, Lugares, Personajes. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s