Herencias discursivas de la conquista (II): Miquilén.

Manuel Almeida Rodríguez

Las muestras del pasado colonial a veces son tan cotidianas que están muy presentes en el imaginario local pero son invisibles en la conciencia de los tequeños. Un ejemplo de esto es la Calle Miquilén. Este es uno de los tránsitos más intensos de la ciudad, además de ser una referencia geohistorica fundamental para los habitantes. Esta vía se ubica en el sector de “El Llano” con sentido Norte Sur y comienza en el parque Los Coquitos.

El nombre proviene de una contracción desarrollada a mediados del siglo XX del antiguo nombre dado por el imaginario popular desde comienzos de la colonia: “Llano de Miquilén”. En esta planicie pertenecía a Diego de Miquilena, uno de los primeros –si no, el primero– terratenientes locales. Aunque el apellido es de origen Navarro, aun no es clara la procedencia de este personaje que aparece por primera vez en un documento hecho por el escribano Vicente Ferrer el 10 de octubre de 1694, (folio 310) donde le vende a Doña Melchora Ana de Tovar y Bañez una extensión de tierras correspondiente aproximadamente lo que hoy son los municipios Guaicaipuro, Carrizal y Los Salias. En dicho docimento se expone la supuesta posesión de Miquilena y es también una de las primeras delimitaciones territoriales conocidas de los altos mirandinos.

El apellido ha permanecido a través de una tradición que es tanto oficial como popular, pues se presume que la zona media (hoy Banco de Venezuela + Plaza Guaicaipuro) era el asiento de la Casa principal de estos vastos terrenos. Aunque la construcción despareció pronto, el lugar se mantuvo como una referencia de ese pasado colonial durante los tiempos del curato, la parroquia, el cantón y el posterior nombramiento como Capital del Estado Miranda en 1927. De tal manera que los gobiernos locales han asumido sin discusión el nombre de una vía públicas de gran importancia local que discurría  paralela a la estación del tren. Con el tiempo, el Llano de Miquilén se convertiría en uno de los primeros lugares de alta renta de la ciudad, tanto urbanística como comercialmente donde se vivieron importantes procesos de la historia local y nacional. Por ejemplo la calle nace Justo entre dos construcciones que fueron emblemáticas, en el ala este estuvo la casa que fue sede del gobierno Nacional durante el gobierno de Cipriano Castro y en el ala oestese encuentra El Hotel La Casona, que hospedó a personajes de la vida pública nacional e internacional. El llano también tuvo el primer manicomio venezolano.

Con el tiempo las autoridades otorgaron una pequeña victoria a Nuestro Guaicaipuro sobre una tradición de conquista y propiedad pues mudaron al “Llano de Miquilén” la Plaza Mayor de Guaicaipuro, donde permanece hasta hoy como seña toponímica de la gran confrontación histórica de nuestros ancestros.

Anuncios

Acerca de Rieles y neblinas

Historiador, cronista de barrio, tallerista y estudioso de la historia local.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s