San Pedro, el primer lugar de Los Teques.

Por: Manuel Almeida Rodríguez

Lo que hoy conocemos como San Pedro de Los Altos fue el primer lugar explorado por los conquistadores de la nación Teque, tal como atestigua Francisco Fajardo(1524-1564) : “Descubriendo en el partido de los indios Teques (6 leguas al sudoeste del valle de San Francisco y Catorce del Collado al mismo rumbo) diferentes veneros de oro corrido de subida estimación por sus quilates y razonable conveniencia por su rendimiento”. 

El conquistador describía así en 1560 las posibilidades auríferas de los territorios encontrados, pero el Gobernador Pablo Collado designó para esta empresa a Pedro de Miranda que con apoyo de 30 hombres serían los primeros españoles y esclavos en habitar el lugar. De ahí que el río y los territorios circundantes comenzaron a llamarse San Pedro por el santo del jefe expedicionario, e iniciando así los bautizos toponímicos de la región que hoy es el Municipio Guaicaipuro.

Los datos históricos presumen que el oro era mucho menor que el estimado pues su explotación fue poca; sin embargo, el sitio cobró importancia para españoles y nativos pues era un paso entre El Valle de Los Caracas y Los Valles de Aragua que los guerreros nativos hallaron estratégico para la resistencia. Así, Las riberas del San Pedro atestiguaron confrontaciones entre Guacaipuro, Miranda y Juan Rodríguez Suarez. En ellas los  nativos se mantuvieron indómitos hasta que años más tarde, en 1567, se efectuó la conocida batalla de San Pedro en la que se enfrentaron Guacaipuro y el empalador Diego de Losada. La victoria, esta vez del español, provocó la unificación posterior de los pueblos originarios en torno al líder Teque contra los conquistadores.

Cuando se efectuó la pacificación de Los Teques San Pedro fue poblándose inicialmente en las riberas del río y luego se ocuparon paulatinamente las sendas de Garabato, Lagunetas, Los pocitos y las Guamas. En un primer momento El lugar era parte eclesiástica y civil de Macarao hasta que el obispo Mariano Martí en su recorrido de 1777 asignó el poblado al nuevo curato de Los Teques y posteriormente, en 1853, el pueblo se incorporó al Cantón de Guaicaipuro.

En estas tierras  ha nacido gente destacada como José Roque Pinto (1795-1885), pero son los miles de hombres y mujeres que, antes y después de la conquista, cultivaron aquí grandes historias íntimas junto al café que dominaba las montañas y así cosecharon un lugar de añoranzas, que ve nacer al río que atraviesa la ciudad toda.

Anuncios

Acerca de Rieles y neblinas

Historiador, cronista de barrio, tallerista y estudioso de la historia local.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s