Un lugar llamado La Guayra de Paracotos.

Manuel Almeida Rodríguez

Hasta hace poco tiempo, sobre el cual se hablará posteriormente, el Lugar que hoy es el Municipio Parcotos era denominado Guayra de Paragotos.

En principio el término Guayra tiene sus propias controversias pues se ha asociado con varias voces nativas, como por ejemplo el termino Quetchua para los hornos de plata y Otros Caribe del continente llamaban así a un tipo de flauta Incluso los Pemones llaman Waira a la Danta. En los tiempos modernos Lucas Castillo Lara escribió en “Una tierra llamada Guaicaipuro” que el termino fue usado por los conquistadores como referencia al calor del lugar similar al horno mencionado, pero, sin desconocer el mérito del investigador, este sería un término demasiado lejano geográfica y culturalmente, aunque no es inverosimil pues pasó lo mismo con el terminó Cacique que tampoco nos pertenece. Entre otras aproximaciones está la designación de algunos grupos caribes haca la Lisa de Mar o para para el Jurel y esto tendría sentido sobre el carácter costero de los habitantes de “La Guaira” Original que hoy mantiene su nombre en el estado Vargas.

En el caso de Paracotos el término pudo ser usado a partir de un elemento común como el pez, la Flauta o el horno. Pudo aludir también a su condición de Rivera poblada asumida como una cabeza de playa o asentamiento fuerte de los españoles en su consolidación colonial, tal como lo fue La Guayra varguense.

Los registros indican que el primer encomendero designado de esta región Fue el Famoso Alonzo Andrea de Ledezma, al cual Losada le designo el 12 de marzo de 1568 “las tierras de los indios Baruta, y “el casique Aparacoto y el casique Guayunare”, siendo, como puede apreciarse, una vasta extensión de tierra que luego fue dividida en varios sectores y estos fueron designados a varias personas, entre las que se registran: Francisco Infante, Francisco Tostado Peña, Luis de Castro, Alonso Esteban Piñango y José de Arteaga.

La encomienda estableció un pueblo de doctrina al que denominó San Juan Evangelista de La Guayra de Paracotos y mantuvo una vida activa con los nativos que se mantenían en el lugar y que llegaron incluso a confrontar a otros grupos como las vividas con los Nativos de Charallave en 1719. El pleito fue motivado a que 4 años antes el Pueblo dejó de ser encomienda y resguardo de Indios, para convertirse en Composición de tierra, con lo que sus tierras pasaron a ser propiedad de compra venta y las posesiones entraron en disputa por lo importante que era para la siembra de la región las aguas del Rio Paracotos.

Anuncios

Acerca de Rieles y neblinas

Historiador, Cronista del Municipio Guaicaipuro, tallerista y estudioso de la historia local.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s