En Los Quiriquires la rebeldía tuvo nombre de mujer

(Por: Manuel Almeida Rodríguez)

     ¿Cómo se expresa la conquista? Esta es y será una pregunta recurrente mientras existan hoy muestras cotidianas de la conquista, puesto que el sentido de la dominación en lo cultural expone una vigencia abrumadora cuando se enfoca una memoria histórica, o más aun, a un olvido histórico.

     Somos una relación intercultural que supera el carácter puramente étnico entre pueblos originarios, africanos y europeos y que se expresa en diversos ámbitos, como por ejemplo los vaivenes del ejercicio del poder, la religión e incluso algunas tradiciones. En este sentido, un elemento fundamental es la práctica la cultura europea de conquista es expresar la descalificación de la cultura ajena y consecuente la eliminación del lenguaje y sus símbolos, la imposición forzosa de la cultura dominante. Esta práctica estaba revestida de un sentido de “Bondad” y de “Deber” terrible e incómodo que además resulta aterrador cuando se encuentra en los discursos históricos de hoy.

pueblos-america-colonial-ii-L-aJI1ql     Los pueblos Caribe o Arawacs de la región Centro Norte Costera eran llamados Caracas por una Planta hoy llamada Pira, de uso cotidiano por los habitantes; hay alusiones a un pequeño lagartijo como inspirador del nombre Teque; asimismo, los Quriquires recibieron su nombre de un ave común en la zona de los Valles del Tuy, región llamada Súcuta que luego fue bautizada Salamanca por los conquistadores.

     El pueblo de Tácata, estaba habitado principalmente por los Quiriquires, de tal modo que su cercanía de este pueblo a región tuyera era por lo geográfico y también por lo cultural. Esta situación se mantuvo así incluso hasta mediados del siglo XIX.

    La Gente de esta región se mantuvo en pie de lucha tiempo después de la derrota de Los Teques en una historia memorable y cargada de lo “Real maravilloso” que ha caracterizado a los ancestros Caribe. Otro aspecto de gran significación para nuestra historia es que el personaje artífice de la resistencia de esta nación era mujer y su nombre era Apacuana.

      Esta historia en particular da cuentas de  los innumerables “Olvidos históricos” de la apacuanacultura dominante y su carácter patriarcal, que por decisión o por omisión han consolidado una cultura de dependencia que debe ser aniquilada pero que está aun vigente. Esta Piache de los Quiriquires hoy está ausente de los textos de historia que han negado la presencia de los pueblos originarios en nuestro pasado y más aun han negado la presencia de lo femenino en la cultura y resistencia de estas tierras.

    Poco tiempo después de la muerte de Yoraco y la derrota de Parayauta, los españoles siguieron su periplo invasor por la región pues era fértil y provechosa para los asentamientos coloniales. Una de estas expediciones sigue a cargo de Francisco Carrizo que recibió a los principales Camaco y Araguare junto a 100 nativos que llegaron en son de paz y estos fueron traicionados por el español, pasados por las armas algunos y cortadas las orejas del resto. Mientras estos hechos ocurrían Garci González de Silva y su cuñado Francisco Infante fueron designados encomenderos de San Joseph de Tácata y de sus indios.

   Los desmanes de la conquista provocaron entonces el alzamiento del resto de los Quiriquires dirigidos esta vez por Apacuana, madre de Guacema, principal de los Quiriquires de la región de Súcuta( Hoy Valles del Tuy + Tácata) y además respetada por las naciones Caribe por su carácter firme y decidido y sus actitudes para la estrategia, tal como lo había sido el propio Guacaipuro para Los Teques. La Quiriquire poseía valores y reconocimientos adicionales pues tenía la condición de Piache, una jerarquía significativa por su relación con las plantas, las deidades y los seres humanos.

      Apacuana logró unificar en 1574 a diversas naciones para liberar las tierras de Súcuta y defender su cultura. Así venció a Garci González Silva que huyó junto con infante hacia las tierras Teques. Las autoridades de Caracas designaron entonces a Sancho García para la recuperación del asentamiento. García, tan despiadado como Carrizo  y casi tanto como Diego de Losada, inició una expedición pacificadora con 50 españoles y otros tantos indios leales. El Lugar de Tácata fue recuperado por los europeos y se hace definitiva la toma del asentamiento principal entre los ríos Tuy y Guare como base para la conquista del territorio. La Piache fue  acusada de Brujería y ahorcada delante de su pueblo por unas leyes que no le pertenecían y a las que nunca rindió tributo.

   Apacuana tiene un valor adicional para el discurso histórico de nuestra memoria ancestral  y es que es muestra significativa de una sociedad que asumían sin inconvenientes a la mujer en roles de dirección y de combate, una equidad de género poco conveniente para la historia patriarcal y misógina que necesitaba construir occidente.

     Aun falta mucho por descubrir pero si sabemos que la sangre de Apacuana vive hoy entre los Quiriquires que se hicieron cimarrones, así como vive entre los hombres y mujeres que defienden sus valores ancestrales y la sangre guerrera de ser Caribe.

Anuncios

Acerca de Rieles y neblinas

Historiador, cronista de barrio, tallerista y estudioso de la historia local.
Esta entrada fue publicada en Artículo, Historia, Lugares, Personajes. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s