GuaicaiPáez

Por: Manuel Almeida Rodríguez)

A Pablo Molina y los secuaces de la Peña Tanguera

Un día salieron

espabilados

entre las esquinas

paso medido

miradas agotadas de tanto mundo

manos con callos añejos

que desgarraron la tierra

Con la misma furia que hoy los sostiene en las paredes

Quizás con menos fuerza

a la velocidad de un chasquido que ya no suena

Entre los dolores de procedencia desconocida

 

salieron

Decididos, tensos, Animados

En busca de la ciudad

que un día

sin avisar

se perdió entre los años

y dominó el arte del escapismo

en la punta de sus lenguas

 

Así Los Teques

Urbe de recuas y ánimos efímeros

Con miopía en el gentilicio

se encontró tomada

por este escuadrón

de iras añejas y arrestos taciturnos

 

maestros del taichí caribeño

que laten echados

arreglan desmemorias y desamparos

entre escondrijos y trincheras

mientras cantan boleros y rancheran

y tangos

 

Estremecen el cemento cuando caminan

Con el peso de astros y constelaciones

y el tiempo en las espaldas

 

para ellos

los secretos que alguna vez

costaban un tiro en la nuca

hoy te cuestan un café

negrito corto con limón

y una tunjita pa las cuatro de la tarde.

 

 

Estos duendes

tiemblan en el pulso hasta que decíden:

pegarte el tiro

escribirle poemas a una muchacha

despellejar vivos a amarillos y colorados

desenmascarar burócratas

desentrañar los misterios hasta de las hormigas

 

amar, vivir con ganas

hasta el último aliento

no el asunto de pulmones

llenos, vacíos, estupideces de

la carne y de la sangre

eso que se los queden los santurrones

los laicos con complejos de beatos

es arrestos, pálpitos, cojones

hasta que el cuerpo aguante

Que en la caída andarán

de piropo en piropo

oteando curvas y saboreando añoranzas

 

después verán la ciudad rendida

No hubo secreto por descubrir ¡Carajo!

Diablo por enfrentar ¡No jodas!

los que hubo los corrieron

Los que llegaron se asustaron

 

Así salieron

a encontrarse con la ciudad, ver su gente

A todos dieron la cara, vieron frente a frente

Y los otros

Todos

tuvieron que bajar la mirada.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s