Los Teques, 90 años de una Capital Insurgente.

Por: Manuel Almeida Rodríguez.

El 13 de febrero de 1927 La ciudad de Los Teques fue nombrada capital del Estado Miranda. Este hecho significativo tiene antecedentes interesantes que comienzan con la historia geopolítica del territorio que hoy conocemos como el estado Miranda.

Inici

1875 - Miguel Tejera Mapa Fisico y Politico de los EE.UU de Venezuela

Mapa de Venezuela 1874

almente la región central de Venezuela, que hoy sería Aragua, Parte norte de Guárico, Carabobo, Vargas y Distrito Capital, se llamaba Caracas. Era el tiempo en el que las divisiones geopolíticas más pequeñas se llamaban cantones. A partir de 1864 Los cantones de la Guaira, Maiquetía y Caracas formaron el Distrito Federal y la región restante a la descrita se llamó Bolívar con su capital en Petare. Fue así el primer estado que tenía el nombre del Libertador. Pocos años después volverían a integrarse y el estado mantuvo su nombre pero retornó la capital a Caracas. Tiempo después, en 1881 se constituyó el “Gran Estado Guzmán Blanco” que integraba a Aragua (Llamado hasta ese momento igualmente Guzmán Blanco), Bolívar (Hoy Miranda), Guárico y Nueva Esparta. La Capital provisional estuvo en Camatagua y luego pasó a Villa de Cura. El 23 de diciembre de 1889 el Estado cambió el nombre por Miranda –tal como lo conocemos hoy– para honrar la figura del gran americanista.

mapavzlacn22

Maoa de Venezuela 1890

Durante el resto del siglo XIX la región sufrió varias modificaciones y mudanzas de capitales llegando incluso a denominarse nuevamente Caracas a final del siglo con retorno de la capital estatal a Petare. Estos vaivenes continuaron hasta llegar al siglo XX, y con este los andinos llegaron a Gobernar Venezuela. El triunfo de la Revolución Liberal Restauradora, con Cipriano Castro a la cabeza, significó el inicio de la pacificación nacional y la consolidación de un estado centralizado, la pacificación de los caudillos regionales y la reorganización geopolítica del territorio. Así, en 1900 Cipriano Castro llevó de 20 estados a 15 y renombró el Estado Caracas por Miranda.

200px-gomez_and_cipriano_castro

Cipriano Castro y Juan Vicente Gómez

Castro produjo múltiples cambios en este sentido: Un decreto de agosto de 1900 pasó la capital a Santa Lucía; luego, en la constitución del 29 de Marzo de 1901 se restituyeron los 20 estados que habían sido creados en la Carta federal de 1864. En esa oportunidad retornó la Capital a Petare. Tres años después fue derrotada la Revolución Libertadora del banquero Manuel Antonio Matos y Castro Sancionó una nueva constitución el 27 de abril de 1904 y con ella se volvió a cambiar la distribución, pasando de 20 estados a 13. Ahí el estado Miranda se mantuvo pero los cantones de Guaicaipuro y Sucre fueron separados de éste para anexarse al Distrito Federal. En esa oportunidad la capital fue mudada a Ocumare del Tuy que era la ciudad más grande del estado luego de Petare que se ubicaba en el Cantón de Sucre.

Esta distribución se mantuvo hasta 1909, cuando Juan Vicente Gómez, que gobernaba la nación después de derrocar a Cipriano Castro realizó una nueva distribución territorial en la que, entre otras modificaciones a la geopolítica territorial reincorporó los cantones de Guaicaipuro y Sucre al Estado Miranda.

La inauguración del Gran Ferrocarril Venezuela en 1891 hizo irrumpir la modernidad en el panorama altomirandino. El “Ferrocarril Alemán”, como era popularmente conocido, impulsó la producción agrícola, pues estaba en medio de los puntos económicos más importantes del país. Así comenzó a tener una vida social intensa y atractiva para los valencianos, aragüeños y caraqueños.

planos_del_gfv

Ruta del Gran Ferrocarril Venezuela

Había además un componente que pudiese catalogarse de emotivo y que, sin lugar a dudas, influenció tangencialmente para su designación como capital. Esto es que la ciudad de Los Teques adquirió relevancia por su ambiente similar a las montañas andinas, Región originaria de los que ahora tenían el poder político nacional. Ejemplos de esta afición por los Altos de Guaicaipuro fue que Por ejemplo Castro llegó a establecer aquí su gobierno durante los meses que el Ferrocarril presidido por Gustav Knopp adelantaba acciones contra el gobierno. La Casa estaba justo al Frente del Parque “Los Coquitos” al comienzo de la calle Miquilén donde hoy se encuentra una frutería. Juan Crisóstomo  “Juancho” Gómez tenía la Quinta La Florida en los terrenos de la Antigua “Golden Cup al lado del colegio República del Paraguay; Juan Vicente Gómez le mando construir una mansión a Dionisia Bello, Madre de los hijos del benemérito, que se ubicaba donde hoy se encuentran las residencias Tamarí. Lo mismo sucedió con José Vicente Gómez del cual hablaremos más adelante. Incluso podemos mencionar como añadido que tiempo después de la fecha descrita, Eleazar López Contreras instalaría aquí una hacienda a la que bautizó “Queniquea” en honor a su pueblo natal. Junto a ellos varios allegados a Gómez tuvieron a Los Teques como residencia temporal o permanente, como Antonio Pimentel, gran amigo de Los Gómez y compadre del benemérito que tenía aquí la Famosa Villa “Teola”, famosa por las tertulias musicales de su hija Teolinda. Como bien lo reseñaba el propio José Rafael Luque en una de sus entregas de cuenta ante el poder legislativo regional este era un lugar de “insólito crecimiento urbano”.

jose001

José Vicente Gómez

José Rafael Luque había sido designado como Presidente del Estado Miranda en 1925. Era oriundo de Guárico pero había vivido un tiempo en la ciudad, así como parte de su equipo más cercano. Incluso su secretario de gobierno Juan Vicente Rodríguez manifestaba especial aprecio por la zona, tal como lo demostró en diversas presentaciones públicas. Este equipo promovió con fuerza la designación de la ciudad ante Gómez y ante el consejo legislativo del estado. Un factor determinante para esta decisión fue el General José Vicente Gómez, hijo del benemérito y Vicepresidente de la República. Este era el segundo hombre fuerte de la nación y sobre el rondaban vientos de sucesión pues su Padre que tenía a Venezuela “En cintura” desde hacía 18 años, pasaba por momentos difíciles de salud. Aunque caería en desgracia con el Benemérito luego de los sucesos del 28, José Vicente Gómez Bello era el hombre que “marcaba la hora” en Venezuela para ese momento. Este personaje inauguró su Quinta “Gómez” en una pequeña loma en La Hoyada a las afueras del El pueblo y que quedaba a pocos minutos de la casa construida para su Madre. El lugar pervive hoy como el “Ateneo de Los Teques”. La mudanza del vicepresidente sería la influencia definitiva para que en enero de ese año 27 el cuerpo legislativo decretara la mudanza de la Capital del estado.

sanchiz-toledo-644x362

Federico García Sanchiz

Corría el segundo mes de 1927 y Venezuela se preparaba para los Carnavales. El escritor y orador español Federico García Sanchiz ofrecía tertulias literarias en el Teatro Municipal; En El Reino de España La “Real Academia de la Lengua” debatía cambiar el nombre de “Lengua Castellana” a “Lengua española”, cosa que era enfrentada vivamente por intelectuales de todo el continente; La Ciudad de Glasgow en Inglaterra era extrañamente azotada por un huracán del Atlántico norte.

Ese 13 de febrero cayó domingo, día de más movimiento turístico para la ciudad que por el tren o la carretera recibía decenas de personas que visitaban los centros de distracción familiar como las plazas, los parques “El Encanto” y “Los Coquitos”; Otros como los bares, restaurantes y posadas del Llano de Miquilén, El  Club social Guaicaipuro, La Villa Teola, el Teatro López o el Cine Apolo. Es decir que La ciudad tenía mucho movimiento, más aun cuando se preparaba para una fiesta pública de tal envergadura.

 José Rafael Luque, acompañado de su comitiva, salió de Caracas como a las 10 de la mañana por vía de la (hoy vieja) Carretera Caracas – Los Teques. Un ejercicio de especulación plantearía que estuvo en Miraflores reunido de último minuto con José Vicente Gómez pues el Padre se encontraba aun en las celebraciones de la Batalla de La Victoria que habían ocurrido el día 12. Luque iba acompañado por Alejandrina la esposa y Alejandrina la hija; también lo acompañaba su secretario Evencio Luque y todo el equipo de alto gobierno que comenzaría funciones al día siguiente. Tomando en cuenta el tiempo promedio de viaje, la comitiva  estuvo a la altura de “Las Lomitas” entre las 12 y la 1 de la tarde, donde fueron interceptados por habitantes tequeños en carros, carretas y caballos que expresaban  su júbilo con bombos y platillos. Una vez en la ciudad los actos oficiales contaron con las palabras de David Gimón (Hijo) y del secretario General de Gobierno Juan Vicente Rodríguez que avocaron, por supuesto, a Juan Vicente Gómez y también a Guaicaipuro y su gesta heroica, por ser el topónimo principal del Cantón. Por la noche de ese día domingo se realizó un baile de gala con Fuegos artificiales y copas de Champaña.

El nombramiento y los actos correspondientes fueron un acontecimiento nacional publicado por los principales periódicos del País para ese momento. El día 16 fue reseñado el cable enviado por el secretario de gobierno el 13 durante las fiestas y luego ambos diarios mostraron el día 18 grandes reportajes en las páginas principales de sus respectivas publicaciones.

quinta_hilario

Quinta “Hilario” Primera Residencia de la presidencia Estatal y luego Liceo Miranda

La presidencia se instaló en la antigua casa de gobierno cantonal ubicada en la zona lateral de la calle Guaicaipuro y la residencia se instaló en la Quinta Hilario, propiedad de David Gimón y donde luego funcionó el Liceo “Miranda”. En pocos meses se comenzaron trabajos de macadamización de las calles, la construcción de espacios de función pública y el desarrollo arquitectónico urbano con una visión Moderna que orientaba las acciones de gobierno. En poco tiempo la ciudad ahora sería el epicentro de una dinámica social, económica y cultural más amplia y diversa que así, entre rieles y neblinas, nacía como capital del Estado Miranda.

casa_gobierno_lt_-1928

La casa de Gobierno construida en 1928

Hoy, convocamos además el recuerdo de una capital que fue epicentro de grandes momentos de la historia Nacional como las luchas estudiantiles de los años 80 y 90, o “El Caracazo” que vivió aquí uno de sus puntos de partida. Pero recordamos además a una ciudad que ha ido construyéndose poco a poco entre calles que van y viene en sus desastres o entre plazas que se reforman. Este par de calles soberbias que articulan múltiples comunidades con fuerza y entusiasmo por lo que puede ser. Que vive a pesar de estar tan cerca de Caracas. Nuestra ciudad, nuestro terruño con gentilicios encontrados y a veces con poca autoestima. Capital de los primeros gritos de Batalla contra los imperios, capital que anda hoy con calles apesadumbradas y toques de queda por el olor a plomo, con huecos añejos. Mi ciudad que recorro a pie en un poquitico y que se expande empedernida hacia las montañas por caminos de Flores y duraznos. Mi ciudad que fue Capital del café y de los golfeados, Capital de Rieles añorados y neblinas persistentes. Los Teques.

Publicado en Artículo, Efemérides, Lugares | Deja un comentario

Un Nuevo ciclo.

(Por: Manuel Almeida Rodrìguez)

La celebración de un nuevo año trae una nueva etapa de este proyecto “Rieles y neblinas”. Siempre son nuevas esperanzas, tareas por cumplir, deudas por pagar y, sobre todo, proyectos por realizar.

acosta_cecilio

Comenzamos con la celebración de los  199 años de nuestro Cecilio Acosta. gran hombre de las letras tequeñas y que es quizàs despuès de

Simòn Rodrìguez uno de los màs destacados promotores e una educaciòn libre y liberadora.  El primero de febrero de este año, en Guare Guare de San Diego de Los Altos nació el que hoy le da el nombre oficial a la parroquia tambièn un el 1ro de febrero, pero de 1817 Nació nuestro Ezequiel Zamora. ezequiel_zamoraRecordamos asì tambièn al gran lider de la revoluciòn de los campesinos y de los movimientos sociales. Ambos con ideas opuetas en muchos temas de la polìtica nacional pero ambos con un profundo humanismo dan hoy significación a esta etapa de publicaciòn digital que  retomamos.

En el campo de las Memoria de nuestra Nación Teque hay mucho por trabajar y así como se nos plantean mucho camino a futuro ese camino debe alumbrarse con los pasos recorridos en un afán, a veces terriblemente infructuoso, por reconocernos en nuestros errores y aciertos para dar buen pie a los senderos por recorrer. Esta pàgina se redimensiona pues mientras cumpla la tarea de ser Cronista Municipal, este serà mi organo de difusiòn y espacio permanente para el debate. de tal modo que esto no es un pùlpito sino una mesa permanente de trabajo.

En este año 2017 nos tocan diversas conmemoraciones importantes, tanto por su valor en la memoria, como tambièn por su significación en la construcción de la identidad tequeña. Así por ejemplo, el 25 de marzo de este año se conmemoran los 450 años de los sucesos de la resistencia indígena que se concretaron en lajesus-maria-sifontes Batalla de San Pedro. Asimismo, el 21 de octubre  se conmemoran 240 años de la parroquia eclesiástica, Junto a esto se celebran 100 años de la llegada de la luz eléctrica a la ciudad de Los Teques y la construcción del primer Boulevard Llamado Lilue y ubicado en lo que hoy es la Calle Carabobo. También hace 100 años se dio inicio a las actividades de la Primera Escuela Federal Graduada “Jesús María Sifontes” en Enero de 1917.

Junto a las celebraciones que trae este año podemos mencionar también de gran significación este 13 de febrero los 90 años de la declaración de Los Teques como Capital del Estado. También se cumplen 145 años de la Visita de J.M. Spence a Tácata.

Nuestras comunidades tienen también cosas por decir pues varias de ellas cumplen décadas de vida. Así Santa Eulalia es la más antigua registrada con 110 años de vida (1907), El Vigía cumple 100 años (1917), Barola (Carrizal) y El Infiernito cumplen 90 años; Santa Rosa cumple 80 años (1937); 23 de enero, El Trigo, Las Lomitas, Santa María, Buena Vista y mi gente de Matica Abajo –barrio al que le ronca el Mambo– cumplen 70 años (1947) y finalmente Palo Alto cumple 60 años (1957).

Eso sin contar las posibles fechas de memoria de otras comunidades en las parroquias en ese trabajo que está aún por construirse e incorporar a nuestra historia.Hay mucho Trabajo por hacer. A ponernos todos cronistas y memoriosos.

Publicado en Artículo, Efemérides, Historia, Personajes | Deja un comentario

En Los Quiriquires la rebeldía tuvo nombre de mujer

(Por: Manuel Almeida Rodríguez)

     ¿Cómo se expresa la conquista? Esta es y será una pregunta recurrente mientras existan hoy muestras cotidianas de la conquista, puesto que el sentido de la dominación en lo cultural expone una vigencia abrumadora cuando se enfoca una memoria histórica, o más aun, a un olvido histórico.

     Somos una relación intercultural que supera el carácter puramente étnico entre pueblos originarios, africanos y europeos y que se expresa en diversos ámbitos, como por ejemplo los vaivenes del ejercicio del poder, la religión e incluso algunas tradiciones. En este sentido, un elemento fundamental es la práctica la cultura europea de conquista es expresar la descalificación de la cultura ajena y consecuente la eliminación del lenguaje y sus símbolos, la imposición forzosa de la cultura dominante. Esta práctica estaba revestida de un sentido de “Bondad” y de “Deber” terrible e incómodo que además resulta aterrador cuando se encuentra en los discursos históricos de hoy.

pueblos-america-colonial-ii-L-aJI1ql     Los pueblos Caribe o Arawacs de la región Centro Norte Costera eran llamados Caracas por una Planta hoy llamada Pira, de uso cotidiano por los habitantes; hay alusiones a un pequeño lagartijo como inspirador del nombre Teque; asimismo, los Quriquires recibieron su nombre de un ave común en la zona de los Valles del Tuy, región llamada Súcuta que luego fue bautizada Salamanca por los conquistadores.

     El pueblo de Tácata, estaba habitado principalmente por los Quiriquires, de tal modo que su cercanía de este pueblo a región tuyera era por lo geográfico y también por lo cultural. Esta situación se mantuvo así incluso hasta mediados del siglo XIX.

    La Gente de esta región se mantuvo en pie de lucha tiempo después de la derrota de Los Teques en una historia memorable y cargada de lo “Real maravilloso” que ha caracterizado a los ancestros Caribe. Otro aspecto de gran significación para nuestra historia es que el personaje artífice de la resistencia de esta nación era mujer y su nombre era Apacuana.

      Esta historia en particular da cuentas de  los innumerables “Olvidos históricos” de la apacuanacultura dominante y su carácter patriarcal, que por decisión o por omisión han consolidado una cultura de dependencia que debe ser aniquilada pero que está aun vigente. Esta Piache de los Quiriquires hoy está ausente de los textos de historia que han negado la presencia de los pueblos originarios en nuestro pasado y más aun han negado la presencia de lo femenino en la cultura y resistencia de estas tierras.

    Poco tiempo después de la muerte de Yoraco y la derrota de Parayauta, los españoles siguieron su periplo invasor por la región pues era fértil y provechosa para los asentamientos coloniales. Una de estas expediciones sigue a cargo de Francisco Carrizo que recibió a los principales Camaco y Araguare junto a 100 nativos que llegaron en son de paz y estos fueron traicionados por el español, pasados por las armas algunos y cortadas las orejas del resto. Mientras estos hechos ocurrían Garci González de Silva y su cuñado Francisco Infante fueron designados encomenderos de San Joseph de Tácata y de sus indios.

   Los desmanes de la conquista provocaron entonces el alzamiento del resto de los Quiriquires dirigidos esta vez por Apacuana, madre de Guacema, principal de los Quiriquires de la región de Súcuta( Hoy Valles del Tuy + Tácata) y además respetada por las naciones Caribe por su carácter firme y decidido y sus actitudes para la estrategia, tal como lo había sido el propio Guacaipuro para Los Teques. La Quiriquire poseía valores y reconocimientos adicionales pues tenía la condición de Piache, una jerarquía significativa por su relación con las plantas, las deidades y los seres humanos.

      Apacuana logró unificar en 1574 a diversas naciones para liberar las tierras de Súcuta y defender su cultura. Así venció a Garci González Silva que huyó junto con infante hacia las tierras Teques. Las autoridades de Caracas designaron entonces a Sancho García para la recuperación del asentamiento. García, tan despiadado como Carrizo  y casi tanto como Diego de Losada, inició una expedición pacificadora con 50 españoles y otros tantos indios leales. El Lugar de Tácata fue recuperado por los europeos y se hace definitiva la toma del asentamiento principal entre los ríos Tuy y Guare como base para la conquista del territorio. La Piache fue  acusada de Brujería y ahorcada delante de su pueblo por unas leyes que no le pertenecían y a las que nunca rindió tributo.

   Apacuana tiene un valor adicional para el discurso histórico de nuestra memoria ancestral  y es que es muestra significativa de una sociedad que asumían sin inconvenientes a la mujer en roles de dirección y de combate, una equidad de género poco conveniente para la historia patriarcal y misógina que necesitaba construir occidente.

     Aun falta mucho por descubrir pero si sabemos que la sangre de Apacuana vive hoy entre los Quiriquires que se hicieron cimarrones, así como vive entre los hombres y mujeres que defienden sus valores ancestrales y la sangre guerrera de ser Caribe.

Publicado en Artículo, Historia, Lugares, Personajes | Deja un comentario

Tácata: Una aproximación a las tierras Quiriquires

Por: Manuel Almeida Rodríguez

comunidad-caribe-venezolanaEl pueblo de Tácata nació entre leyendas de heroísmo real maravilloso. Según Adolfo Salazar Quijada el nombre de este poblado altomirandino es una voz Caribe que significa “Lugar Bosque adentro”. También se alude el origen a una onomatopeya: Ta-Ca-Ta, originada por el imaginario popular que la denomina hoy: El pueblo de los tres golpes. Esta localidad, perteneciente hoy al municipio Guaicaipuro, tiene también una tradición geohistórica ligada a los Valles del Tuy pues su centro se encuentra entre los Ríos Tuy y Guare.

            Antes de la conquista la población estaba compuesta por algunos grupos Teques y principalmente por los pueblos Quiriquires. Esta región que hoy conocemos como Valles del Tuy era llamada Súcuta por los originarios y luego fue nombrada Salapueblos-america-colonial-ii-L-aJI1qlmanca por los conquistadores que incursionaron en este territorio en la década de los 70 del siglo XVI. Las primeras incursiones fueron protagonizadas por Gabriel Ávila en 1573, luego Francisco Infante y Francisco Carrizo y posteriormente la labor sería encomendada a Garci–González de Silva que junto a 30 hombres realizó varias expediciones por el territorio y confrontó a Conopoima y Acaprapocon, principales Teques aun en resistencia a los que el español logró doblegar solo después del secuestro de sus chozas, sus mujeres y sus hijos.

            Los Quiriquires son mencionados desde 1574 en los relatos de la conquista y son descritos como aguerridos y muy bien organizados en los que se realza lo real maravilloso de en las historias que perviven hoy, como por ejemplo un encuentro mítico entre Yoraco, Héroe mítico oriundo de Tácata, de gran valor y capacidad de combate y Garci-González de Silva, conquistador descrito de forma enamorada por José de Oviedo y Baños como poseedor de sorprendentes capacidades de combate que rayaban en lo sobrehumano. Ambos hombres se enfrentaron en combate singular de leyenda que terminó con la muerte del quiriquire. Se dice que el nativo poseía además un collar de cuentas coloradas que impedían mágicamente su sangramiento y al fallecer este artefacto fue tomado por el conquistador, que según dice la leyenda lo cedió al Rey Felipe II. Este combate aún pervive en el imaginario de los

Yoraco

Colección de estampillas Caciques de Venezuela (Circulación 9/10/1998) con la obra de la artista Primi Manteigna

tacateños.

            La Fase inicial de la conquista culminó con la confrontación entre Garci-González de Silva y Parayauta, muy cercano a Yoraco que no logró detener el avance de Silva y fue derrotado; sin embargo, Silva le perdonó la vida y le liberó acordando la paz con su grupo. Al culminar las confrontaciones se instaló una encomienda que quedó en manos del propio González de Silva y su pariente Francisco Infante.

            El lugar fue bautizado como San Joseph de Tácata consolidando así la presencia del conquistador y los inicios de la pacificación del resto de los pueblos, cosa que tardaría un tiempo más.

 

Publicado en Artículo, Cantos originarios, Conquista y colonia, Historia, Lugares | Deja un comentario

Paracotos en los primeros años del siglo XX

(por Manuel Almeida Rodríguez)

     El siglo XX llegó con el petrolero a Venezuela y junto a este llegó también la vorágine de los tiempos modernos con profundos cambios económicos y socioculturales que afectaron a cada rincón de nuestro país. Uno de los principales cambios fue en el café, fundamental para economía nacional a finales del siglo XIX y principios del XX. Este sufrió un descenso sostenido en su producción y comercialización que afectó sensiblemente a la nación y principalmente a los pueblos productores de este rubro, entre los cuales se encontraba La Guayra de Paracotos.  

                La via de conexión de este lugar era a través de Los Teques, donde además los productores arrimaban la cosecha en la estación del Gran Ferrocarril Venezuela, que era el eje comercial de toda la región. De tal modo que la decadencia de este medio de transporte mermó progresivamente la capacidad de colocación del producto. Por supuesto que hubo un fuerte ingreso de divisas por el “oro negro” pero fue ferreamente administrado por Juan Vicente Gómez y destinado a la consolidación geopolítica del territorio nacional con el desarrollo de sistemas carreteros, pensados para una economía de importación y de movilización automotriz que, paradójicamente no ayudó a los pequeños y medianos productores. De tal modo que, mientras centros urbanos como Los Teques fortalecían su papel en la interconexión nacional, los lugares como Paracotos, aunque cercanos a las ciudades, decayeron económicamente y se vieron obligados a cambiar su dinámica sociocultural. Los Paracoteños entonces vivieron una tendencia hacia lo urbano y una merma en la producción agrícola, luego con la fundación de la Autopista Regional del Centro, se hizo este lugar más cercano en relación cotidiana con Caracas y su población creció en casi 400% comparando las cifras de principios y finales de siglo.

                Paracotos también se ha tenido como pueblo de alta presencia aborigen en el imaginario regional a tal punto que, según cuenta Saul Rivas Rivas, cuando alguien exponía inocencia y campechanía le decían: “Tu como que eres indio, como que vienes de Paracotos”, ¡Eche! Esta frase, más allá del despreciable tono peyorativo, expone la idea de que este pueblo sería el último refugio de la antigua Nación Teque y a mucha honra, según mi criterio.

            Paracotos es hoy un lugar de encantos ancestrales, memorias aún por descubrir  e historias por escribir, Lugar de gente buena y Echada pa´ lante pueblo de resistencia, pueblo de añoranzas, pueblo de esperanzas, pueblo maravilloso de los Altos de Guaicaipuro.

 

Publicado en Cantos originarios, Historia, Lugares | Deja un comentario

Paracotos en el siglo XIX.

Por: Manuel Almeida Rodríguez.

El siglo XIX fue de grandes convulsiones políticas y sociales en todo el continente y Venezuela no era la excepción. La lucha por la independencia y consolidación de la República no logró resolver los problemas entre los grupos sociales existentes, más aun después de que los sectores dominantes desmontaran parte de los logros que había desarrollado el libertador en pro de los esclavos y los campesinos. El conflicto se mantuvo vivo todo el siglo y generalizado en todo el territorio aunque con diversos matices.

Los posteriores conflictos entre los caudillos, las luchas campesinas y la Guerra Federal (1959-1963), se manifestaron de forma diversa según las realidades de las poblaciones del país. De tal manera que La Guayra de Paracotos vivió una transformación interesante pues pasó de ser un pueblo de familias conuqueras a convertirse en uno de los proveedores agrícolas para Caracas. Cuando comenzó la expansión comercial del lugar el principal rubro era el maíz.

Tampoco fue una participación neutra pues cuando ocurrió el terremoto de Caracas del 17 de septiembre de 1812 el cabildo caraqueño solicitó a los habitantes de este pueblo y de otros de los altos de Guaicaipuro, voluntarios para labores de salvamento y atención a las víctimas, los que asistieron con presteza y dando testimonio de su don de gente.

Precisamente su alta producción pudo ser la causa de que los habitantes no fuesen reclutados para los ejércitos en las diversas guerras decimonónicas, pero esto no los eximió  de sufrir múltiples requisiciones forzadas de sus cosechas para alimentar a las tropas. Salvo esta solicitud hecha por consecuencia del terremoto, la poca participación de los habitantes en las batallas para garantizar la alimentación de las tropas permitió que la población fuese en ascenso, llegando incluso a 2723 personas al final de la guerra de independencia, más del doble de la cifra registrada en 1810. Con el tiempo el pueblo se destacó en el comercio de café pues el incremento de la producción local iba a la par con la importancia del rubro en la economía nacional y las tierras se convirtieron a cafetales a finales del siglo.

El dilema fue que al consolidar su rentismo y dependencia de la producción del café se incrementaba abruptamente la dependencia con Caracas y esto hacía  difícil el funcionamiento interno. El principal problema era la comunicación pues desde 1830 la parroquia Paracotos fue parte del Cantón de Caracas que desarrollaba su incipiente zona metropolitana. Pero finalmente la realidad geohistórica se impuso y el 13 de marzo de 1853 se la decretó como parte integrante del cantón de Guaicaipuro y se consolidó geohistóricamente la región altomirandina sobre los antiguos dominios de la Nación Teque.

En 1874 se realizó el primer censo moderno de la población y este arrojó los siguientes resultados: 2811 personas distribuidas entre 1379 hombres y 1432 mujeres. Además había 743 casas, 11 haciendas de café, 284 conucos, 6 queseras, 17 pulperías, 8 pequeñas torrefactoras cafetaleras, 1 alfarería y 4 tiendas mixtas. Como puede verse estamos ante un pueblo que se mostraba pujante y en expansión, situación que cambió con la aparición del petróleo y la transformación de la dinámica económica nacional en la que el oro negro desplazó abruptamente a la renta agrícola debilitando la vida de los pueblos productores.

Publicado en Artículo, Historia, Independencia, Lugares | Deja un comentario

La consolidación de Paracotos en la colonia.

Por: Manuel Almeida Rodríguez

         Con la instalación de la encomienda el antiguo centro del territorio teque devino en un pequeño asentamiento que recibiría paulatinamente a los europeos y africanos que constituyeron a la población paracoteña, que se integraba a eso que llamamos colonia con los traumas correspondientes.

         En este y en otros pueblos, la iglesia jugó un papel relevante tanto en la supresión de posibles fuentes históricas preconquista como en la consolidación territorial y poblacional que comenzó el 5 de marzo de 1673 cuando se decretó el lugar como pueblo de doctrina. Los registros poblacionales más antiguos datan de abril de 1760 cuando párroco Carlos Charbet realizó el primer censo de población según el cual La Guayra de Paracotos comprendía para ese año a 1092 personas y fue aumentando a 1156 personas en 1776 y 1857 almas para el año de 1783. Los habitantes eran mayoritariamente españoles pero a finales de ese siglo XVII se mantenía una importante población indígenas en las periferias del pueblo donde ocupaban 44 de las 52 casas registradas.

         Las tierras de esta región altomirandina eran –como hoy– una tierra fértil y sus habitantes se dedicaban fundamentalmente a la siembra de conucos que producían yuca, verduras, plátanos, topochos y quinchonchos, pues no se registran grandes sembradíos salvo algunas plantaciones de cacao que, sin embargo, fueron cruciales en la delimitación del territorio. Este proceso se inició con tempranas disputas territoriales en 1715, cuando Antonio González recurrió al Gobernador de Caracas Alberto de Bertodano para que le fuera asignada una porción de tierras de la jurisdicción. Esta acción fue enfrentada legalmente por los indígenas de Charallave que vieron peligrar el acceso a las aguas del río Paracotos para sus cultivos y se generó un juicio que contribuiría a concretar en 1761 los linderos de la parroquia de la siguiente forma: De norte a sur: El camino de Tácata desde la Sabaneta de Guareguare hasta el Sitio de Las Tinajas; de Este a oeste, El camino de Tuy arriba desde el sitio del desparramadero hasta el sitio de Chacao.

         Posteriormente tuvieron lugar diversos conflictos de tierra, como el caso entre Juan Delgado y Francisco Rodríguez en 1783 o el conflicto entre Juan de Castro y Diego González en 1798. Hay incluso en ese año 98 un litigio entre eclesiásticos por posesión de terrenos. De esta manera Cerraba Paracotos así su ciclo colonial y recibía los albores de la república.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario